El mundo en mi hogar

Muchas veces mis padres me regañaban por hacer cosas sin permiso, quedarme más tiempo jugando en la casa de mis amigas, ofrecerme de voluntaria para proyectos de la universidad, ofrecer mi casa por un mes a un voluntario, según ellos soy mucho de dar y poco pensar; sin embargo la decisión de permitir a Marco entrar a nuestras vidas fue la mejor de todas.

Cuando el llego a nuestro hogar tenía mucho miedo de que se sintiera excluido pero esa misma tarde salió a jugar con mis hermanos pequeños y ellos no podían amarlo más, con el pasar de los días mis padres también empezaron a darse cuenta del espíritu alegre y lleno de amor que Marco es, especialmente cuando llego el cumpleaños de mi padre y Marco le horneo dos pasteles alemanes para felicitarlo, en un mundo en el que te advierten a no hablar con extraños imaginar que uno de ellos llegara a ser tan importante es casi inconcebible.

 Sin embargo; yo no solo aprendí a quererlo y hacerlo mi familia sino que aprendí más cosas mías con su estadía, el me enseñó a explorar el mundo y encontrar el amor a los viajes, me llevo a descubrir mi país y estar orgullosa de pertenecer a él, a luchar contra las adversidades, como cuando nos quedamos sin dinero en uno de nuestros viajes, y me ayudo a aceptarme, aceptar mis miedos y crecer venciéndolos.

Fueron dos meses largos en recuerdos y alegrías pero siento que nos faltó tanto por vivir, tanto por compartir, quisiera regresar a esos días y que nunca tuviera que dejarnos, el día en que partió de regreso a Alemania todos lloramos y regresamos a casa esperando que siguiera en su cuarto, esperando listo para salir con nosotros por cena y viéramos otro episodio de cualquier serie en la sala juntos; pero ya no estaba y tuvimos que aceptar que un trocito de nuestra familia estuviera recorriendo el mundo buscando proyectos para cambiar el mundo.

Ahora Marco es un hijo, un hermano y un amigo incondicional para la familia, su llegada nos abrió las puertas a un mundo lleno de oportunidades y más personas que se pueden unir a la familia. No cambiaría mi decisión por nada porque perdería a un hermano.

¡Gracias Marco, por hacer de mi familias, una Familia Global!

Créditos: Gabriela Arce.

Comentarios

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply